jueves, 13 de mayo de 2010

MÁSCARAS DE UNA FAMILIA ARGENTINA

Toda una familia a prisión por abusar de una nena


"Justicia por Bianca". Esta frase remonta a pensar en una víctima fatal por la cual se reclama un juicio justo, pero no. Bianca no murió y hoy, pudo tener revancha. La pena más alta para los familiares que abusaron de la nena desde los 6 hasta los 13 años, fue para uno de los cuñados de los padres, con 42 años de prisión. Después, sigue uno de los tíos con 28 años y los padres de la misma, con 25 años cada uno.
Así lo determinó el Tribunal de San Martín. Entre 8 y 42 años recibieron las nueve personas condenadas por abusar de Bianca. A todos se los acusó de abuso sexual agravado y corrupción de menores.
Según trascendió, existiría un cura que también habría abusado de ella. "Era una suerte de regalo o juguete sexual para los integrantes de la familia", dijo la madre de la vícitma en una de las declaraciones. Queda por investigar, aún, si los padres recibían dinero a cambio de entregar a la menor. 





De todas formas, hoy pudo frenarse ese martirio. Ahora queda el comienzo de la causa que investigue si sus hermanitos corrieron su misma - mala - suerte: a pesar de que participaron del juicio de su hermana, se indagará si fueron abusados. "Esto surgió a partir de una Cámara Gesell", dijo la fiscal Patricia Kaplis. 






La fiscal, de la UFI 14, había pedido 50 años de reclusión para la madre, Patricia, por "corrupción de menores agravada por el vínculo"; 37 años para el padre, Juan, por el mismo delito; y 42 años para Diego Rodríguez, pareja de una de las hermanas de Bianca. Para los otros seis detenidos, entre los que hay dos tías, la fiscal ha pedido penas de entre 12 y 28 años. 


"Los resultados fueron todos muy buenos ya que habíamos pedido 50 años y llegamos a una de 42 años. Los padres recibieron menos condena porque fue antes de la Ley Blumberg. Los dichos de la menor fueron comprobados y las pericias dísicas concordaron con lo que la víctima manifestaba", dijo Kaplis. 





El hecho se produjo en José C. Paz. Todo el grupo familiar, comandado por la madre, cometió los abusos. Bianca es la mayor de los seis chicos, hoy tiene 16 años. 


En julio de 2007, abandonó la casa, se refugió en lo de su hermana Silvina y denunció que un cuñado la espiaba en la ducha. La denuncia fue archivada, pero realizó otra en setiembre. Ahí habló de abusos sexuales y la gravedad del caso (respaldado por pericias médicas y psicológicas) tuvo consecuencias casi inmediatas: el 10 de octubre de 2007, la policía sacó a sus cinco hermanos menores de la casa familiar, les hizo revisiones médicas que confirmaron la existencia de abusos y los reubicó en la casa donde aún viven.

Aunque los abogados de la defensa han presentado como planteo secundario la inimputabilidad de los padres por motivos psicológicos, en su alegato del jueves pasado pidieron la absolución de los nueve detenidos. El mapa familiar que pintan y el de sus testigos, es el de un hogar normal, donde Bianca era una suerte de oveja negra rebelde y mentirosa a la que se veía bailar "de forma provocativa" en algunas fiestas.



1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar